Los 5 mejores quesos de México

Hay docenas de deliciosos y genuinos quesos mexicanos, cada uno con su propio encanto. Hemos recopilado algunas sugerencias de los quesos mexicanos más emblemáticos, basadas en los usos de los quesos frescos, los quesos fundidos y los quesos curados. No obstante, no dude en utilizar cualquiera de estos productos de la forma que desee.

1.Queso Fresco: El queso estilo campesino

El queso fresco, que se traduce como “queso fresco”, es un queso tradicional mexicano elaborado con leche de vaca o una combinación de leche de vaca y cabra. Es un queso suave, cremoso y fresco, con un sabor agridulce.

La mejor manera de utilizarlo

Utilice el queso fresco para resaltar las verduras asadas y adornar sopas frías, o para equilibrar platos más pesados como las enchiladas o los huevos rancheros. Gracias a su perfil salado, el queso fresco también puede utilizarse como alternativa al feta o a la ricotta salata.

2.Cotija: el “parmesano mexicano”

Piense en este queso seco, desmenuzable y salado como la versión mexicana del parmesano. Elaborado con leche de vaca, este queso se ablanda cuando se calienta, pero no lo suficiente como para derretirse. En cambio, su mejor función es servir de guarnición y es muy conocido para rematar el elote, una comida callejera muy popular en México que consiste en maíz asado. También puede encontrar la versión añeja de este queso, a menudo etiquetada como añejo.

La mejor manera de utilizarlo

Aunque el cotija se puede utilizar para adornar ensaladas, tacos, enchiladas, cuencos de burritos e incluso pasta, es un ingrediente imprescindible cuando se prepara el elote.

3.Queso Blanco: El híbrido de mozzarella y requesón

Queso blanco es un término general para el queso blanco fresco, pero también es el nombre dado a un queso blanco fresco a menudo descrito como un cruce entre mozzarella y queso cottage. Este queso suele elaborarse con leche de vaca desnatada. Aunque no se funde especialmente bien, se ablanda muy bien cuando se calienta.

La mejor manera de utilizarlo

Debido a la forma en que se ablanda (pero sigue manteniendo su forma cuando se calienta), el queso blanco es ideal para rellenar enchiladas y pimientos, o para añadirlo a las ensaladas de cereales.

4.Queso Panela: el queso para asar

Este queso semiblando de sabor suave y ligero se elabora con leche de vaca. Se parece bastante a las lonchas gruesas de halloumi, ya que mantiene su forma especialmente bien cuando se calienta.

La mejor manera de utilizarlo

Cambie la panela por el halloumi y pruébelo a la sartén o a la plancha. También puede utilizar la panela en ensaladas, sándwiches, tortillas y guisos.

5.Queso Oaxaca: El queso para fundir

También conocido como quesillo, este queso semiblando tiene hebras similares a las de la mozzarella, con un sabor parecido al Monterey Jack sin madurar. Este queso súper cremoso y suave es más conocido por su capacidad de fundirse como un sueño.

La mejor manera de utilizarlo

Este es el queso que debes usar para hacer dip de queso, quesadillas, queso a la parrilla, o para obtener un acabado agradable y derretido en chiles rellenos y tostadas. Pruébalo en tu próxima pizza.